Delito Fiscal

Según la legislación española comete delito de defraudación tributaria, el que, por acción u omisión, defraude a la Hacienda Pública estatal, autónomica, local o foral eludiendo del pago de tributos, la obtención indebida de devoluciones o el disfrute indebido de beneficios fiscales. Siempre que la cuantía de la cuota defraudada exceda de los 120.000,00€  para cada período impositivo o de declaración.

Este perjuicio puede provenir de haber pagado menos de lo que se tenía que haber pagado, por no haber pagado nada o por haber obtenido beneficios fiscales o devoluciones procedentes de la Hacienda Pública indebidamente solicitadas, producidas por errores, por facturas falsas o por ocultación de información.

Hacienda puede llevar ante un juez al sujeto tributario que defraude 120.000 euros por tributo y año y que estime que lo ha hecho intencionadamente.

Por debajo de esta cifra o si no ha habido intención de defraudar, no existe delito fiscal y Hacienda suele imponer una multa que va entre el 50 % y el 150 % de la cantidad defraudada.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s